Suplementos, ¿cuándo tomarlos?


05 Mar
05Mar

En este post hablaré un poco sobre los suplementos dietéticos. Para empezar, una breve definición de éstos.

Según la enciclopedia, un suplemento dietético o nutricional es un "Producto alimentario que se toma por vía oral y que tiene la finalidad de suplementar la dieta habitual. Suele consistir en un concentrado de nutrientes, habitualmente vitaminas y minerales, u otras sustancias con efectos fisiológicos (extractos de plantas, aminoácidos, enzimas, etc.). Se comercializa en diversas dosis y se presenta en diferentes formatos, como pastillas, cápsulas, ampollas, sobres, etc., aunque también se puede encontrar en forma de alimento, como por ejemplo barritas o jugos. Se administra para corregir la deficiencia nutricional de los individuos que se alimentan de manera insuficiente según sus necesidades energéticas y plásticas. Todos los suplementos alimentarios son regulados por ley y deben estar etiquetados correctamente según la normativa vigente."1

Entonces, una vez sabemos lo que son, viene la pregunta del título: ¿Cuándo tomarlos?

DIETA Y PÉRDIDA DE PESO

Lo más habitual es ver el uso de estos productos en dietas de pérdida de peso. Yo en este caso no los veo necesarios, ya que con una alimentación basada en vegetales y alimentos frescos, además de una dieta hipocalórica es suficiente. Los vegetales nos ayudarán a saciarnos, y los cereales integrales también (además de aportarnos vitaminas y minerales). Las proteínas derivadas de pescados, carnes, huevos y legumbres serán otro punto a favor para la saciedad.

Una ayuda más allá de la alimentación a la hora de perder peso puede ser la famosa actividad física (dieta y deporte deben ir de la mano), y comer despacio y sin prisas. Además de acudir a un profesional que nos ayude (dietista o nutricionista titulados)

DEPORTE Y GANANCIA DE MASA MUSCULAR

En este caso, se suele suplir con batidos de proteínas. Estas pueden ayudarnos, ya que puede ser difícil un aporte de proteínas solo con la alimentación. Siempre debemos intentar cubrir nuestras necesidades mediante la ingesta de alimentos proteicos (carnes, pescados, huevos y legumbres); y solo en caso de no vernos capaces de llegar a las necesidades proteicas, ayudarnos de un suplemento de proteína. En estos casos también es importante contar con la ayuda de un profesional.

DEFICIENCIAS

En caso de tener alguna deficiencia de vitaminas o minerales (anemia, falta de alguna vitamina...), sería conveniente tomar algún complemento (hierro, vitaminas...). En este caso suele ser el médico, el cual mediante una analítica observará si tenemos un aporte óptimo de minerales o vitaminas y, en caso de necesitarlo, nos recetará lo conveniente. Esta deficiencia en micro-nutrientes puede deberse por una porte insuficiente mediante la dieta, o que debido a alguna patología necesitemos un aporte extra.

DIFERENTES ETAPAS DE LA VIDA

Dependiendo en la etapa en la que nos encontremos, nuestras necesidades fisiológicas cambian. No tenemos las mismas necesidades en la niñez, en la vida adulta, durante un embarazo o en la vejez. Por ello, siempre que no se puedan cubrir dichas necesidades mediante la alimentación, recurriremos a suplementos.

Por ejemplo, en el caso del embarazo, la mujer suele ser suplementada con ácido fólico y hierro. Tanto niños, como embarazadas y en la vejez, las necesidades energéticas son más elevadas que en un adulto sano.

En personas mayores, debido tanto a la edad como a la aparición de diversas patologías, tanto las necesidades energéticas como proteicas se ven aumentadas, en cuyo caso, cuando la persona no sea capaz de obtener los nutrientes necesarios para una correcta nutrición, se deberá recurrir a una suplementación.

ENFERMEDAD

Existen patologías que aumentan nuestras necesidades nutricionales (energéticas o proteicas), incluso necesitar dichos suplementos por no ser capaces de tragar bien (disfagia) u otros problemas a la hora de alimentarse (sondas nasogástricas, sondas de gastrostomía). 

Es caso de disfagias, acudiremos a espesantes. En caso de nutrición enteral por sondas, acudiremos a suplementos en forma de batidos, los cuales aportan los nutrientes necesarios.

Por otra parte, en el caso de enfermedades que aumentan nuestras necesidades tanto energéticas como proteicas, se intentará administrar mediante la alimentación, y en caso de no ser posible o que empiece a haber un descenso de peso provocando un bajo peso, se suplirá la alimentación. En el mercado existen distintas marcas y diversos productos para diferentes necesidades.


Siempre debemos recordar, que en todos los casos es conveniente consultar con un profesional, ya que será el que mejor nos asesore (y que para algo ha estudiado claro).

Cualquier duda, sugerencia o aportación ya sabéis que tenéis los comentarios.


1 https://soycomocomo.es/nutricion-deportiva/suplementos-nutricionales-empecemos-por-el-principio

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.