¿Por qué acudir a la consulta de un dietista/nutricionista?


En los últimos años dentro del ámbito de la nutrición cada vez hay más desconocimiento e ignorancia, todo esto se debe a que la industria alimentaria está en constante evolución y es nuestro papel como dietistas y nutricionistas adelantarnos a esta en lugar de ir un paso atrás y tener que desmentir día a día paridas que por ejemplo han salido en un anuncio de televisión, en algún periódico o como dice mi abuelo “Los hermanos Torres han dicho que la fruta por la noche engorda”, porque seamos realistas, todas las madres y padres hacen más caso a Matías Prats que a lo que les pueda decir su hijo/a nutricionista.

Todas y cada una de las personas de este planeta alguna vez se han planteado hacer una “dieta” y aquí viene siempre el mismo problema. Lo hacen por su propia cuenta restringiendo alimentos que consumen habitualmente y esto les lleva a no crear una adherencia en su dieta y aburrirse al mes como mucho. Por otro lado, están las típicas dietas milagro, que te encuentras en todos los rincones de publicidad en internet “pierde 8 kilos en una semana” y otras muchas bestialidades que son imposible de mantener con el tiempo, ya que ese tipo de dietas no nos aporta adherencia.

Para esto, sería ideal ponernos en manos de un nutricionista, y vosotros os preguntaréis, ¿para que voy a ir yo a un nutricionista si estoy bien de peso? Pues porque a la consulta de un nutricionista no se va con el único objetivo de bajar de peso, también hay más opciones como:

  • Educación nutricional: Es imprescindible una buena educación nutricional, ya que este factor es clave a la hora de lograr una buena adherencia con una alimentación saludable, también para poder entender que nos estamos comiendo, como es el caso de la lectura de ingredientes de los productos de supermercados.
  • Rendimiento deportivo: Aunque seas una persona saludable que practica ejercicio físico, si tu intención es competir contra gente de tu mismo ámbito el lograr un aumento del rendimiento deportivo mediante la alimentación y el ejercicio físico será un factor determinante en la competición. 
  • Alimentación para diversas enfermedades: El 13,8% de la población mayor que 18 años es diabética y no saben exactamente que alimentación seguir. La diabetes tipo 2  es una enfermedad con muchas repercusiones detrás, no solo el aumento de los niveles de glucosa en sangre, sino también la sarcopenia (pérdida de forma degenerativa de la masa muscular de una persona), por lo que una correcta alimentación y un correcto ejercicio físico son fundamentales para la prevención de esta. También para pacientes con hipertensión o problemas cardiovasculares es imprescindible acudir a un nutricionista para recibir una educación nutricional sobre su enfermedad y así mantener un mejor estilo de vida.
  • Alimentación frente a diversas intolerancias: No todos los pacientes con intolerancias saben que comer de forma exacta. El tratamiento principal de la intolerancia alimentaria consiste en la eliminación del alimento en cuestión de la dieta habitual. Por otro lado, hay tratamientos específicos para algunos tipos de intolerancias alimentarias.
  • Problemas digestivos o alimentos que causan malestar: Un nutricionista es clave en esta función ya que es capaz de detectar que alimento o propiedades de este nos causa malestar y si es así poder modificarlo, o bien si hay enfermedad relacionada con el colon poder aplicar un tratamiento dietético para esta.
  • Si estás embarazada o informarte sobre una correcta lactancia para el bebé: Está demostrado que una correcta alimentación en el embarazo disminuye drásticamente las posibilidades de que el feto desarrolle cualquier tipo de patología. También para comprobar que el aumento de peso durante el embarazo sea el ideal y establecido, y finalmente para poder prevenir enfermedades comunes en el embarazo como la diabetes gestacional.

En mi opinión, el trabajo de un nutricionista está infravalorado y, por lo general cuando tenemos algún problema relacionado con nuestra salud acudimos al médico cuando a lo mejor por el motivo que acudimos no tiene nada que ver con este. Cada uno debe hacer su trabajo y saber derivar a otro profesional sanitario cuando es necesario.

También, destacar la lucha eterna de la nutrición contra los mitos, ya que la industria alimentaria no quiere que la gente sepa lo que realmente se debe hacer con su propia alimentación, sólo quieren lavarles la cabeza mediante coloridos envases de productos, pero… ¿y tú? ¿Quieres seguir viviendo en la ignorancia o quieres saber lo que realmente comes para poder tener un estilo de vida saludable?


Autor del post: José Mas Terol

Estudiante en tercer curso en el grado de Nutrición Humana y Dietética en la Universidad de Alicante

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.